2 abr. 2013

Síndone. Sin vergüenza.

Durante las recientes vacaciones habreis podido recorrer algunos lugares de interés  en Sevilla, entre ellos está el conjunto de antiguas villas romanas bajo las polémicas Setas de la Plaza de la Encarnación, quizás el yacimiento arqueológico más importante que de esta etapa romana de Sevilla se conserva. También hay algunos restos andalusís. Vale la pena ir.
Pues bien, hace unas semanas se ha inaugurado una vergonzosa exposición sobre la  sabana santa de Turin,  pretendida como la auténtica que envolvió el cuerpo de Jesucristo. Y digo vergonzosa pues en contraposición de los restos arqueológicos bien documentados y estudiados nos colocan una exposicion cargada de falsedades (posturas absurdas, tamaños desproporcionados o imposibles, presuntos experimentos...) en la que se intentan, por enésima vez, afirmar que la ciencia oficial da una carta de verdad a la sindone, como se conoce en Italia a este icono religioso (esto si se puede considerar cierto, como es cualquier imagen que procesiona en Sevilla, y así y sólo así lo considera la Iglesia oficial).
Lo cierto y real es que esta demostrado, y publicado en la revista Nature desde 1989,  que el lino de la tela data de “entre 1260 y 1390 " según el carbono 14, que no hay ninguna prueba de la existencia de la reliquia antes de esa época, que la presunta sangre ha resultado ser pintura y la iconografía, los materiales y las técnicas empleadas sitúan la confección de la reliquia en Francia a mediados del siglo XIV. Es decir, es un invento medieval realizado, muy posiblemente, a partir de un bajorrelieve, (como tantas otras que, ya en esa época, se sabia que existían, como otra que hay en Oviedo ¿cual sería la verdadera?!)
En más de un siglo de presuntos estudios, los sindonólogos no han publicado, en una revista científica seria, ni un artículo que respalde que el sudario de Turín sea de la época de Jesús de Nazaret y, desde 1989, ni un estudio ha refutado los datos del carbono 14. (y esta prueba de datación sigue siendo utilizada en todo el mundo por su fiabilidad).
Me pregunto si esto está en parte financiado por el ayuntamiento o algún organismo oficial. Ya les han metido un gol consiguiendo cierta credibilidad utilizando ese espacio público. Si te vale la pena pagar 6 u 8 euros por un claro ejemplo de pseudociencia y manipulación, tu sabrás!

LinkWithin